Reflexiones de una mamá a tiempo completo

Hace tiempo no pasaba por aquí, la verdad es que entre las celebraciones de fin de año, los mil pendientes en casa, el trabajo acumulado y el hecho de encargarme al 100% de Juli me jugaron en contra estas últimas semanas.

Me gusta escribir, me relaja, me libera, me reta y me permite compartir con ustedes un poco más de mí. Me permite contarles con mayor detalle las cosas que probé, me sirvieron y que podrían servirle a ustedes; o aquellas experiencias que me ayudaron a mejorar y que pueden ayudarlas a ustedes a ver la vida desde otra perspectiva.

Estas últimas semanas han sido y siguen siendo “de locos”. Con Juli de vacaciones tengo que hacer maravillas para tener algo de tiempo para mí. Para poder ir a hacer deporte o para sentarme un rato a trabajar pedidos de Art in Love. Muchas veces debo decidir entre ir a entrenar o quedarme trabajando al menos media hora, o entre ir a un evento y hacer algún pendiente de los tantos que tengo en la lista y que se siguen acumulando.

Ser mamá a tiempo completo no es nada fácil pero con organización y un buen equipo en casa es totalmente posible y llevadero. Mi esposo es mi mano derecha, somos un equipo y eso lo agradezco absolutamente todos los días. Nosotros nos organizamos según lo que cada uno tenga que hacer y muchas veces me toca más a mí que a él y viceversa. El trabajo es totalmente equitativo y es lo que le estamos enseñando a Juli, que tanto papá y mamá pueden hacerse cargo de los hijos por igual.

Definitivamente hay días en que siento que no puedo más, que necesito al menos una hora para respirar aire fresco y volver recargada. Pero luego los resultados de mi “sacrificio” en Juli y todo el cansancio se me pasa. El día a día nos consume y es difícil darnos cuenta del excelente trabajo que hacemos como padres, de que vale totalmente la pena tener menos tiempo para nosotros porque lo invertimos en ellos.

En fin, sólo pasaba por aquí un domingo por la noche para contarles cómo me siento, y también para decirles que estaré pasando más seguido por acá. Es una de las promesas para este 2018 que no quería dejar de compartir con ustedes.

Es más, voy a compartir las promesas que he establecido para este año y, si se animan, sería lindo que me compartan las suyas, así nos damos ánimos entre todas. ¿Qué les parece? Lo ideal es trazarnos metas realistas, objetivos claros y establecernos plazos para cumplirlos, así no quedan en un papel. 

                 

Espero que tengan una linda semana.

Thumb arteinsani a121217cuadritos
Anterior: ArteInsanía: Arte hecho moda
Thumb pekokiscuadritos
Siguiente: #ModoCole: ¡Etiquetas para que todo regrese a casa!
También te puede interesar:
Enseñando a través del ejemplo (junio 2017)
Cuando las cosas no salen como lo planeas (septiembre 2016)